Alimentos que nos dan vitalidad

Los alimentos vegetales son los que nos ofrecen una mayor cantidad de fibra, vitaminas, minerales, hidratos de carbono y sustancias con acción antioxidante. Estos nutrientes son la señal para contar con buen humor, sentirse con mas vitalidad y energía. Es recomendable además no saltarse ninguna comida, porque esto daña la salud y colabora a que el organismo este decaído y sin fuerza.

¿Donde se pueden encontrar las vitaminas, minerales e hidratos de carbono, o los alimentos que nos dan vitalidad?

Las frutas y hortalizas, son alimentos que ofrecen vitalidad especialmente por su contenido en agua, vitaminas y sales minerales. Los dos nutrientes intervienen significativamente sobre el estado de ánimo, porque participan en algunas de las funciones que realiza el sistema nervioso, si la dieta es deficiente en estos nutrientes, interviene en forma negativa en el estado de ánimo y por ende, el cuerpo estará más débil.

Los hidratos de carbono, brindan energía al organismo, su trabajo puede relacionarse con la que desempeña la gasolina en el mecanismo de un coche, es recomendable incluir alimentos ricos en estos nutrientes en el desayuno y comida, frutas frescas o disecadas, galletas, barritas de cereales, que brindan mucha energía al organismo de una forma muy rápida.

Respetar el orden en las comidas:

Seguir un ritmo en las comidas, lo mejor es distribuir la alimentación en cinco tomas de forma tal, que el organismo no se sienta falto de nutrientes, ni con sensación de hambre o fatiga.

El desayuno, esencial:

El ritmo de vida actual, genera muchos veces que se excluya una de las principales comidas del día como es el desayuno, esto influye en falta de energía y de concentración por la mañana, un desayuno de fruta entera o en zumo, alimentos con hidratos de carbono como pan, biscotes o cereales.

Optar por las versiones integrales de estos alimentos enriquecen la dieta en fibra y en vitamina B1, asociada con el funcionamiento de las neuronas, las células del sistema nervioso.

La deficiencia de esta vitamina está asociada con síntomas como irritabilidad, cansancio, estados de desánimo y depresión. Estos nutrientes se encuentran además en hortalizas y verduras, beber a la mañana o a lo largo del día zumos a base de hortalizas.

La comida, esencial:

A estas horas el organismo necesita una buena dosis de hidratos de carbono complejos, que le van a aportar energía para el resto del día. Si en el menú está presente la pasta (espaguetis, macarrones, sopa de pasta), el arroz, las legumbres, las patatas o el pan, el objetivo se habrá cumplido.

Para que se aprovechen al máximo los hidratos de carbono, se necesitan vitaminas, por lo que se puede preparar una lasaña de espinacas, una paella de verduras o un plato de patatas acompañadas de cualquier tipo de hortaliza que se puede completar con una salsa bechamel o de queso y gratinar.

Otra buena opción sería acompañar a los segundos platos con una guarnición vegetal, que además, mejoran las características organolépticas del plato, haciéndolo más sabroso y aportando un toque de aroma y color.

El postre puede estar compuesto por fruta tanto entera, como en zumo, compota, en forma de macedonia o en batido, pudiendo acabar la comida si se desea con una infusión.

La cena debe ser más ligera, desayunar como un rey y cenar como un mendigo, así dice el refrán.

Para tener más fuerza y vitalidad durante el día, es importante tener por la noche un sueño reparador, el tipo de alimentación influye muchísimo. Una cena ligera como mínimo dos horas antes de ir a la cama, será de gran ayuda a conciliar el sueño.

Una ensalada completa que incluya cualquier tipo de alimento vegetal o alimentos proteicos (queso fresco, jamón, fiambre de pavo, huevo, atún.).

Tomar una infusión relajante luego de la cena, que ayude a conciliar el sueño y también facilitara la digestión.