Cómo dejar de fumar sin engordar

dejar de fumar sin engordar

Si usted quiere dejar de fumar pero teme engordar luego, aplique los siguientes consejos y podrá abandonar el tabaco sin estropear su figura.

Para empezar debe realizar una dieta a base de una alimentación sana un mes antes de dejar el hábito del cigarrillo, hacerlo paralelamente puede aumentar su ansiedad. Consuma alimentos y bebidas que empeoren el sabor del cigarrillo, como por ejemplo frutas, hortalizas, lácteos y bebidas sin cafeína.

Elimine la ingesta de carnes rojas, alimentos demasiado condimentados, bebidas alcohólicas y el café negro ya que provocan atracción hacia el tabaco realzando su sabor. Beber 2 litros de agua pura todos los días calmará su ansiedad, hidratará mejor su piel y deshechará las toxinas de su cuerpo. Mantener como mínimo 1 mes esta alimentación después de dejar el cigarrillo, pasado este período puede ir incorporando gradualmente sus alimentos predilectos.

Con respecto a la actividad física comience a caminar inicialmente 10 minutos por día y aumente paulatinamente el tiempo a lo largo del mes hasta llegar a los 30 minutos de caminata diaria continua. Una persona fumadora ante la misma actividad física consume más calorías que una persona no fumadora.

Si aún siente que no puede dejar de fumar ayúdese recurriendo a métodos para combatir la ansiedad (meditación, relajación, gimnasia, deportes, etc.) Sume otros hábitos a su vida para no tener que recurrir al cigarrillo para calmar su ansiedad.

Si usted ya está completamente decidido verá que no sólo recuperará su salud en general, sino que también mejorará su capacidad de respirar y apreciar sabores y olores.

Foto: YouScription