Propiedades del ajo para combatir los resfríos

Propiedades del ajo para combatir los resfríos

El ajo es una planta natural utilizada desde la antigüedad por los hombres y elegido por los herbolarios por su eficacia preventiva y curativa. Su buena reputación data desde hace más de 5 mil años y en la actualidad cuenta incluso con el aval de un sector de la ciencia médica.

Esta planta, que pertenece al mismo grupo que la cebolla y el puerro, es utilizada para aliviar sintomatologías de muy diversas afecciones y enfermedades, como el acné, el asma, la artritis y la hipertensión, entre muchas otras.

Se sabe que el ajo contiene vitaminas A, BI, B2 y C, además de diversos antibióticos y anticoagulantes naturales, y ciertas sustancias que ayudan a regular el nivel de colesterol en la sangre.

Por sus propiedades benéficas para el organismo, los especialistas comenzaron a recomendar algunos remedios caseros que contienen ajo, especialmente por su capacidad para destruir bacterias patógenas nocivas en los intestinos sin dañar la flora natural que interviene en la digestión de los alimentos. También es eficaz para descomponer el colesterol, sustancia que tiende a depositarse en las arterias y que puede derivar en ciertas patologías cardíacas.

Además, el ajo tiene una importante tradición en medicina preventiva, especialmente en resfriados. Ingerir una cápsula de ajo tres veces al día con regularidad ayuda a conservar el estado de salud general y contribuye a mejorar las molestias provocadas por la tos y la bronquitis. Puede consumirse machacándolo y mezclándolo con una cucharada de miel y unas gotas de limón. Este compuesto puede disolverse en un vaso con agua caliente y ser incorporado como una infusión que aliviará el malestar general.

Para la lucha contra resfriados y gripes, el ajo contiene allicina, que resulta ser uno de los más potentes antibióticos de espectro amplio que ofrece la naturaleza.