Dieta balanceada de lácteos

Dieta balanceada de lácteos

Los lácteos poseen una cantidad de nutrientes muy grande y no deben quedar fuera de una alimentación balanceada, se transforman en un aliado a la hora de convertirlos en la base de una dieta como la que te damos a continuación.

Dieta balanceada de lácteos

Realizando ejercicios moderados acompañados de la dieta con lácteos, se podrá reducir de peso hasta 1 k al día.

  • Lunes: beber un litro y medio a tres litros de leche, los cuales estarán repartidos a lo largo del día. La leche debe ser entera o enriquecida con vitaminas y minerales, con café o té siempre con moderación y endulzar con sacarina.
  • Martes: similar al día lunes, beber tres litros de leche a lo largo del día. Podrá aparecer debido a esta dieta un sabor desagradable en la boca que desaparecerá al tercer día del régimen y para aliviarlo, la zanahoria cruda, pechuga de pollo hervida o bien un poco de pan es un buen aliado.
  • Miércoles: no se ingiere leche, solamente queso o cuajada y optar entre una de las siguientes opciones: 1 kilo de requesón a lo largo del día; 5 cuajadas; o ½ kilo de requesón o 3 cuajadas. El requesón y la cuajada sustituyen a la leche, cuentan con igual cantidad de nutrientes, te dañan menos la flora intestinal y ayudan a que se mejore luego de los dos primeros días de ayuno. La cuajada y el queso son los principales alimentos, puede acompañarse la dieta con manzanas y piña natural, está permitido consumir hasta 100 gramos de pan pero deberán estar repartidos en tres raciones de poco más de 30 gramos cada una.
  • Jueves: al igual que el día miércoles, se puede beber también zumos de frutas ácidas (naranja-limón), caldo de verduras, pero deberán colarlos previamente y beber el líquido de la cocción.
  • Viernes: Desayuno: un zumo de naranja, un café o té con leche desnatada y una tostada de pan integral.
  • A media mañana: una manzana o una pera.
  • Comida: una ensalada mixta con un huevo cocido y una lata de atún escurrido le aportara el déficit de hierro por el consumo de los días anteriores.
  • Merienda: una naranja o tres mandarinas.
  • Cena: un caldo de verduras, un filete de pollo a la plancha y un yogurt natural desnatado.
  • Sábado: Desayuno: un zumo de naranja, café o té con leche desnatada y dos galletas integrales con margarina 100% vegetal.
  • A media mañana: una manzana o 150 gramos de fresas.
  • Comida: espinacas o acelgas cocidas con una gotita de aceite, filete de lenguado a la plancha y guarnición de ensalada verde (lechuga- escarola) y una pieza de fruta, menos plátano.
  • Merienda: macedonia de frutas de temporada con zumo de naranja recién exprimido.
  • Cena: puré de zanahoria, un filete de ternera (150 gramos) a la plancha y un yogurt natural desnatado.
  • Domingo: Desayuno: el zumo de una naranja recién exprimido, café o té con leche desnatada, endulzada con sacarina y una tostada de pan de harina integral.
  • A media mañana: una manzana o pera.
  • Comida: una ensalada variada y un plato pequeño de arroz o pasta con una guarnición de verduras y hortalizas y una fruta.
  • Merienda: café o té con leche desnatada con sacarina y una o dos galletas integrales.
  • Cena: menestra de verduras, una rebanada de pan de centeno con 50 gramos de requesón y uno o dos kiwis.

A partir del séptimo día se podrá comer alimentos a tu gusto, siempre dentro de los límites de la moderación.