Como combatir el estrés

combatir el estrés

Es normal que todos estemos un poco estresados, esto es por el tipo de vida que llevamos. Afortunadamente existen alimentos que nos permiten combatir el estrés para tener una mejor calidad de vida. Recordemos que cuando nos encontramos estresados, nuestro organismo consume más rápido las vitaminas, proteínas y los diferentes minerales que le brindan los nutrientes, entonces las defensas bajan perdiendo los nutrientes.

Combatir el estrés mediante tu alimentación

  • Frutos secos. Estos frutos cuentan con importantes cantidades de energía, ya que tienen grandes cantidades de magnesio, antioxidantes, vitaminas E, vitamina C y vitaminas del grupo B. Te permitirán aliviar la sensación de estrés y fatiga. Son ideales para comer a lo largo del día, pero con moderación.
  • Cereales integrales. Cuentan con triptófano, que sirven para la producción de serotonina, una sustancia que nos permite tener buen humos y nos ayuda a relajarnos. Dentro de los cereales integrales, los mejores son el trigo, la avena y la cebada.
  • Frutas: nos permitirán regular la frecuencia cardiaca (muy frecuente en los cuadros de estrés), especialmente la banana que cuenta con hierro, calcio, magnesio, vitamina A, B y C.
  • Espinacas, repollo, brócoli: cuentan con importantes cantidades de minerales y vitaminas, antioxidantes que permiten tener el tejido cerebral en óptimas condiciones.
  • Carnes: cuando estamos estresados perdemos importantes cantidades de proteínas, que se pueden recuperar ingiriendo pescados y carnes.

Combatir el estrés es algo que todo el mundo quisiera hacer a la perfección ya que el estrés es uno de los trastornos más comunes de la actualidad, en ocasiones no medimos las consecuencias que pueden tener para nuestro organismo. Dentro de ellas podremos dividirlas en dos áreas: problemas psicológicos y actitudinales y problemas físicos. Dentro de los síntomas más comunes podemos ver: ansiedad, depresión, cambios de animo, baja autoestima, cambios en el estilo de vida, consumo de tabaco, alcohol, cansancio, dolores de espalda, estreñimiento, insomnio, hipertensión, caída del cabello, problemas estomacales.