Dieta a base de carne

dieta a base de carne

Algunas personas buscan incrementar su masa muscular, para ellos es este tipo de dieta, en donde las proteínas son el principal nutriente, la misma se basa en ingerir al menos 2 gramos de proteínas por cada kilo de su peso. También debemos aclarar que este tipo de dieta debe estar acompañada de frecuentes rutinas de ejercicios para volverse efectiva.

Dieta a base de carne para los culturista

La dieta a base de carne es muy importante para los culturistas que buscan que sus músculos crezcan, a la vez que se reparan los que pueden dañarse. Dentro de las principales carnes que aconsejan comer son la de avestruz y a del búfalo, si bien es cierto que son cortes difíciles de encontrar son las que más proteínas, zinc y hierro pueden aportarte. El hierro es el encargado de transportar oxígeno a los músculos y el zinc es el que se encarga de incentivar el crecimiento. Las carnes de pollo y vacuna también son buenas, pero cuentan con más colesterol.

Este dieta a base de carne, al igual que sucede con otras que están de moda, tienen la desventaja que al no ingerir diferentes alimentos (como frutas o verduras) en cantidades importantes, pueden llegar a provocar un desequilibrio en el organismo por no contar con minerales o nutrientes útiles para un buen funcionamiento del mismo.

Por eso, si vas a llevar a cabo este tipo de dieta es necesario consultar con un profesional médico o nutricionista, que te aconsejará lo más conveniente para tu cuerpo.

Los culturistas que no logren progresar por medio de esta dieta deben replantearse su entrenamiento físico y sumarle más calorías a su dieta, deben consumir más calorías de las que gastan, comiendo más a menudo y alimentos más ricos nutricionalmente.

Recuerda que debes elegir con cuiddo el tipo de carne que vas a comer, ya que las que tienen grandes tasas de colesterol podrán perjudicarte más que beneficiarte. El colesterol tiene efectos muy negativos para tu cuerpo, por eso es importante ingerir alimentos con baja tasa de colesterol, para que a largo plazo no tengas problemas (el colesterol junto con el calcio se acumulan en las paredes de tus arterias, causando por ejemplo, la arteriosclerosis).