Propiedades y beneficios de la ricota entera y desnatada

 ricota entera

La ricota es uno de los quesos blandos más recomendados, para preparar diversos platos o incluirla en la alimentación diaria cuando hacemos dieta, si bien, la versión desnatada o descremada tiene algunas diferencias, ambas son una saludable forma de incluir lácteos en nuestras comidas.

Ricota desnatada

La misma contiene cada 100 gramos un tenor graso de aproximadamente un 5,6 %, y en 50 gramos nos aporta unas 60 calorías, es ideal para aquellas personas que hacen planes para disminuir su peso, y se la puede consumir a cualquier edad, sobre todo cuando se padece de sobrepeso, obesidad o dislipidemias (colesterol alto, o trigliceridos altos en sangre.) Se recomiendan entre 2 a 4 porciones dependiendo de las necesidades de cada persona, incorporadas en diferentes platos o acompañando las comidas, ya que aporta calcio de fácil absorción.

Ricota Entera

La ricota entera contiene un poco más de grasa aproximadamente un 14% , y nos brinda un aporte calórico de 90 calorías en porciones de 50 gramos. Se la puede utilizar de la misma forma que la ricota desnatada, sobre todo para niños y adolescentes o adultos que no tengan problemas de sobrepeso u obesidad. También es muy recomendable para las personas de la tercera edad, que padecen de problemas de masticación, ya que al ser de una textura blanda les permite, incorporar todos los beneficios de un queso blando, un excelente aporte de calcio, sin tener que estar picando o licuando los alimentos. Si bien en casos de sobrepeso, obesidad o trastornos lipidémicos, como colesterol alto o trigliceridos es más recomendable la versión desnatada, también se puede consumir entera, reduciendo a la mitad la porción, para no excedernos al incorporar grasas.