La dieta disociada

dieta disociada

La dieta disociada se basa en la distribución de los alimentos durante las 24 horas del día. El desayuno puede ser libre o únicamente de fruta.

Al mediodía la comida debe ser hiperglucídica, en la que se puede consumir a voluntad pan, pastas, arroz, patatas, azúcares y legumbres quedando excluidos los alimentos hiperproteicos como carnes, pescados, huevos, leche y quesos.

La cena debe ser todo lo contrario, o sea hipoproteica, y quedan totalmente prohibidos los alimentos que contienen hidratos de carbono.  No debe invertirse el orden de las comidas en ningún momento. Una cena rica en hidratos de carbono puede perjudicar la función hepática, aumentar el colesterol y los ácidos grasos, también causar dificultad en el reposo nocturno y provocar malestares por la mañana, además de ocasionar una lengua pastosa y sucia, mal aliento, cansancio y dolor de cabeza.

Utilidad de la dieta disociada

La dieta disociada resulta útil para aquellas personas que suelen comer fuera de su casa, por ejemplo al mediodía pueden pedir como primer plato pasta o arroz y de segundo plato una abundante ensalada mixta condimentada con poco aceite; para la cena en primer lugar ensalada mixta condimentada con aceite y como segundo plato carne o pescado  y huevos o queso.

Esta dieta si se sigue al pie de la letra puede ofrecer resultados satisfactorios tanto para los que deseen bajar de peso como para los quieran mantenerse. Por día se pierden unos 70-80 gramos , es decir unos 2,500 kg. al mes.

Foto: Gracias a JasonRogersFooDogGiraffeBee