Características y aportes nutricionales de los quesos blandos

El queso es uno de los alimentos que no pueden faltar en ningún plan alimentario, ya sea hipocalórico, hiposódico, en una dieta para un deportista, o para subir de peso. Si bien cada variedad tiene sus propias características, y sus valores calóricos y de grasas dependerán mucho de la variedad, los quesos blandos, suelen ser los más utilizados y recomendados en las dietas.

Características de los quesos blandos

Son quesos de consistencia blanda, que no se los deja estacionar demasiado tiempo y se deben conservar por sus características de forma refrigerada. En su mayoría contienen pocos aportes de sodio (sal), y poseen calcio de fácil absorción, aunque en menor cantidad que los quesos más estacionados. Los que más calcio contienen son aquellos del tipo fundido, en sus versiones clásicas o light, y aquellos que se usan para fetear, la mozzarella o del tipo Port Salud, en versiones dietéticas o clásicas.

Como todo alimento su tenor graso varía, si es en una versión clásica o desnatada, pero como regla general contienen menos grasas que los quesos duros o semiduros. Las recomendaciones dependerán de la persona que los vaya a consumir, en el caso de ser una persona con peso adecuado, el tenor graso recomendado es de un 14 % o más, mientras que para aquellos que desean perder algunos kilos, el tenor graso debe ser de 0 al 14 %, dependiendo si padece sobrepeso u obesidad, y para aquellos que tienen de colesterol, no se recomienda consumir quesos que contengan más del 6% de tenor graso. Como siempre recordamos, leer las etiquetas con el informe nutricional, es fundamental, para hacer la elección correcta.