Las frutas congeladas

Las frutas congeladas

En los alimentos congelados que encontramos por lo general en el supermercado, el más limitado es el de las frutas, ya que la mayoría de las personas preferimos aquellas que se encuentran frescas y son de estación.

Entre las frutas congeladas se comercializan las fresas, las frambuesas, los arándanos, cerezas, y otros frutos rojos que luego se pueden utilizar como relleno de diversos preparados, tartas dulces etc. En algunos supermercados, también se pueden conseguir duraznos congelados, melón y damascos.

Las frutas en su proceso de congelamiento son cuidadosamente seleccionadas frescas, según el grado de maduración, tamaño y seguridad alimentaria, luego se les realiza la adecuada limpieza, se les retira los tallos, y en el caso de algunas se procede a deshuesarlas, para luego envasarlas al vacío y congelarlas a -18º en cámaras frigoríficas.

Los beneficios de éstos congelados, es que nos permite tenerlas por más tiempo y que estén disponibles cuando las necesitemos, sin importar la época del año, aún cuando no sean frutas de esa estación.

Antes de comprarlas es recomendable, observar las características del envasado de las frutas y en su interior, asegurándonos que el mismo, sea un producto de buena calidad y que se haya mantenido siempre la cadena de frío.

Foto: Gracias a span