Dieta para realizar en familia

familia comiendo

Cuando el problema de obesidad o sobrepeso no es de uno solo, sino que también del resto de los integrantes de la familia, existen programas de alimentación que son muy efectivos en estos casos. Son fáciles de seguir y de convertir la alimentación de toda la familia en una nutrición sana.

Los sacrificios, por decirlo así, son mínimos y casi ni se perciben ya que no es lo mismo tener que hacer dieta uno solo sin el acompañamiento de los demás integrantes.

Con estos sencillos cambios en tu alimentación puedes adelgazar junto a tu familia comiendo sano y casi sin darse cuenta.

Consejos sobre dieta para realizar en familia:

Despedirse de las bebidas gaseosas

  • No ingerir bebidas gaseosas en las comidas ya que no aportan ninguna clase de beneficios para la salud. En su reemplazo tomar zumos naturales, agua mineral, leche desnatada y licuados de frutas naturales sin azúcar entre las comidas. Si tú y tu familia son adictos a las bebidas gaseosas, comiencen a descartarlas de a poco y comprando las que son bajas calorías.

Comer 5 porciones de frutas o verduras al día

  • Esto significa que puedes incluir en las comidas del día un total de 5 piezas de frutas o verduras. Si tu familia no consume ninguna clase de vegetales, comienza de a una pieza por día progresivamente hasta llegar a las 5 diarias.

No consumir mucha carne

  • La alimentación debe ser variada, al igual que la carne. Esta tiene que ser magra, en lo posible que sea pescado o sino mezclar carne molida con soja y hacer hamburguesas. De esta forma se evita el consumo de colesterol.

No abusar de los carbohidratos

  • Aparte de ser balanceada la dieta, tiene que ser moderada con respecto a los carbohidratos. Por ejemplo si almuerzan pastas no es necesario acompañar con pan.

Evitar el consumo de grasas inútiles

  • Disminuye el uso de aceites para cocinar y de aderezos comerciales para acompañar ensaladas o carnes.

Desayunar bien todas las mañanas

  • Se debe comenzar el día con un desayuno completo para que luego no se tienten con alimentos faltos de nutrientes o almorzando abundantemente.

Y por último, recuerda que la clave del éxito de toda dieta está en desayunar como un rey, almorzar como un príncipe y cenar como un mendigo; nada imposible de concretar.

Foto: Gracias a Mark F. Levisay