Las falsas creencias de la dieta

manzana roja

Para mantener nuestra silueta estilizada no es necesario realizar dietas ni dejar de ingerir los alimentos que más nos gustan, pero sí es importante tener presentes aquellas creencias que nos pueden aumentar de peso en el futuro.

Algunas de esas malas creencias de la dieta son:

No te confíes del destino

  • Algunas personas piensan que por ser delgadas su cuerpo jamás engordará. Por más tendencia a ser delgado que uno tenga, no hay que confiarse demasiado. Todas las personas pueden engordar si comen abundante.

No creas en esta frase: “el lunes comienzo la dieta”

  • Por el simple hecho que comenzarás una dieta sana a partir de un día lunes, no significa que antes podrás comer de todo. Si tu objetivo es comer menos, empieza ya.

No creas que si engordas ahora, después adelgazarás fácilmente

  • Aunque suena ridículo, muchas mujeres creen que engordando tienen un motivo para adelgazar o someterse a cirugías estéticas.

No creas que la ropa no te entra porque encogió al lavarla

  • Puede suceder que algunos tipos de telas encojan luego del lavado, pero si notas que con el pasar del tiempo tus prendas se adhieren más a tu cuerpo es porque necesitas consumir menos calorías y realizar alguna actividad física que te ayude a bajar esos pocos kilos de más.

No creas que engordando la grasa se depositará solamente en tu cola y pechos

  • Si una tuviera la certeza de que realmente es así no existirían las siliconas por ejemplo. Pero la realidad es otra, y es que por lo general las grasas se depositan en el abdomen y caderas.

No creas que después del embarazo perderás todos los kilos subidos

  • Durante el embarazo tu alimentación debe estar supervisada por el médico para que no consumas calorías innecesarias para ti y tu bebé. Durante la lactancia se puede perder peso, pero siempre y cuando tu alimentación sea la adecuada.

El creer sobre todas las cosas que por el simple hecho de adelgazar, una jamás recuperará el peso perdido, es totalmente equivocado.

Teniendo una conducta alimentaria correcta y realizar alguna clase de ejercicio físico (gimnasia aeróbica, correr, caminar, nadar, bailar, etc.) no es necesario someterse a dietas rigurosas.

Foto: Gracias a ®StregAngela Photography