La dieta de la luna

La dieta de la luna

La dieta de la luna se basa en hacer un ayuno durante 26 horas a partir del momento en que cambian las fases de la luna. En el transcurso de este período se debe hacer ayuno y tomar mucho líquido.

El objetivo es desintoxicar el organismo y lograr descender hasta 2 kilos.

Las fases donde se logra hacer una buena baja de peso son:

  • Luna llena.
  • Luna nueva.

Es imprescindible pesarse en una balanza antes de comenzar el ayuno para llevar un control del peso bajado.

Hay que destacar que esta dieta no es peligrosa en absoluto ya que se trata de un ayuno. Ante cualquier duda o si usted es diabético es recomendable consultar al médico de confianza antes de realizar dicha dieta.

Los líquidos que se pueden ingerir durante la dieta de la luna:

  • 2 litros como mínimo de agua mineral.
  • infusiones de té o café endulzadas con edulcorante.
  • zumos de frutas naturales (colados y sin pulpa).
  • zumos envasados sin azúcar.
  • caldos de verduras caseros o dietéticos.

Alimentos que no se deben ingerir durante la dieta de la luna:

  • azúcar.
  • sal.
  • caldos concentrados.
  • zumos con pulpa o azucarados.
  • leche y sus derivados lácteos.

En las fases de luna creciente y menguante se realiza un mantenimiento del peso, por lo que sería un medio ayuno en lugar de un ayuno completo durante las 26 horas de la dieta.

En esta fase de mantenimiento se pueden acompañar los líquidos con algunos alimentos. Sólo se podrá agregar una de estas opciones en el transcurso de la dieta de mantenimiento.

  • Opción 1: únicamente frutas, 5 en total del día y 1 por cada comida (desayuno, media mañana, almuerzo, merienda y cena).
  • Opción 2: únicamente ensaladas de verduras (1 plato en el almuerzo y otro plato en la cena).
  • Opción 3: únicamente 1 yogur desnatado y puré de media calabaza (el yogur puede ingerirse en el desayuno o merienda y el puré en el almuerzo o cena).
  • Opción 4: únicamente gelatina dietética con trozos de frutas, 5 porciones en total del día (desayuno, media mañana, almuerzo, merienda y cena).
  • Opción 5: únicamente caldos de verduras caseros o dietéticos, en el almuerzo y en la cena.

Foto: Gracias a Eneas