Los microminerales (parte III)

Los microminerales (parte III)

Siguiendo con las ediciones anteriores sobre los microminerales, en este tercer articulo se expondrán las funciones que realizan en nuestro organismo el molibdeno, el selenio y el silicio.

Molibdeno

Este micromineral provoca que el hierro presente en el hígado cumpla su función, también preserva el sistema nervioso, la buena fertilidad y potencia sexual masculina. El organismo aprovecha el molibdeno para metabolizar las grasas y los glúcidos.

 

Los alimentos que proveen este micromineral son el hígado, los cereales y las legumbres, entre otros.

Selenio

La combinación de este micronutriente con la vitamina E actúa como antioxidante, en combinación con el Zinc interviene en el mejoramiento del sistema inmunológico. El selenio puede evitar las enfermedades cardíacas ya que cuida los niveles de colesterol.

Entre los alimentos que nos otorgan este mineral se destaca la nuez brasileña. Otros de los alimentos son el atún, el ajo, las nueces, las pasas de uva, el pan integral, los huevos, los mariscos, el pollo, el hígado, y demás variedades.

Los síntomas que produce la carencia de selenio son:

  • problemas prostáticos.
  • agotamiento muscular y decaimiento general.
  • incremento de caspa en el cuero cabelludo.
  • infecciones reiteradas.
  • bajos niveles de fertilidad masculina.
  • envejecimiento prematuro.

Silicio

Este micromineral se halla en los huesos humanos. Además previene la caída del cabello, fortalece las uñas y retarda el envejecimiento de la piel e incrementa su flexibilidad. Otro de los beneficios del silicio es colaborar con la buena digestión.

Los alimentos que son ricos en silicio son los cereales, las cebollas y la remolacha.