Los macrominerales (parte I)

Los macrominerales (parte I)

Nuestro organismo necesita nutrirse de minerales de los cuales solo existen 6 que son fundamentales en la dieta diaria.

Estos macrominerales son:

  • Azufre (S)
  • Calcio (Ca)
  • Fósforo (P)
  • Magnesio (Mg)
  • Potasio (K)
  • Sodio (Na)

Las características de cada macromineral son:

Azufre

Este macromineral se halla en la queratina (elemento proteínico de la piel, uñas y pelo), colabora en la elaboración del colágeno y participa en la transformación de los lípidos y de los hidratos de carbono. Los alimentos que contienen azufre son los huevos, el queso, la carne, las legumbres, los frutos secos, el ajo y la cebolla.

Calcio

El calcio es un macromineral con mayor presencia en el organismo. Su abuso como su carencia son nocivos para la salud. Los alimentos que poseen mayor concentración de calcio son los lácteos, los frutos secos, las anchoas y sardinas; y en menor cantidad en legumbres y vegetales verdes (acelga, brócoli, espinaca).

Las funciones que realiza en el organismo son:

  • Fortalecer huesos, dientes y encías.
  • Regularizar la frecuencia cardíaca.
  • Reducir los niveles de colesterol en sangre.
  • Prevenir calambres musculares.
  • Mantener una apropiada coagulación sanguínea.
  • Prevenir enfermedades cancerígenas.
  • Disminuir la presión arterial en personas hipertensas.
  • Prevenir la osteoporosis.
  • Estimular diversas enzimas.
  • Conservar la absorción de las membranas celulares.
  • Contribuir en la actividad neuromuscular.
  • Mantener la salud de la piel.
  • Disminuir durante el embarazo la incidencia de la preeclampsia.

Fósforo

El fósforo se halla presente en todas las células y fluidos del organismo. Su existencia es importante ya que interviene en la división y desarrollo de las células. Los alimentos que incluyen este macromineral son los lácteos, huevos, carnes, frutos secos, legumbres y cereales integrales.

Las funciones del fósforo en el organismo son:

  • Colaborar en la constitución y conservación de los huesos.
  • Intervenir en el desarrollo de los dientes.
  • Participar en la normal secreción de la leche materna.
  • Cooperar en la formación de los tejidos musculares.
  • Ayudar en el desarrollo celular.

Foto: Gracias a JOE M500