La dieta en la adolescencia

La dieta en la adolescencia

La adolescencia es una fase trascendental de la vida y una de las más complicadas ya que implica toda la personalidad. Surgen cambios en el cuerpo y se nota un acelerado crecimiento que no produce mucha comodidad en el adolescente.

La dieta en la adolescencia

En primer lugar se debe tener en cuenta que el cuerpo está en pleno desarrollo y por eso precisa de los nutrientes que le suministran ciertos alimentos. La falta de alguno de los nutrientes pueden provocar un desorden alimenticio definitivo.

Realizar una alimentación variada. Es común que muchos adolescentes en su afán de adelgazar realicen dietas estrictas, no desayunen pero que entre las comidas consuman alimentos grasos y calóricos.

Desterrar todos los prejuicios referentes a los alimentos, por ejemplo de que la carne o la leche engordan.

Después de haber tomado conciencia con respecto a los puntos anteriores es recomendable modificar la alimentación de la siguiente manera:

  • Hacer una ingesta diaria de 3 a 4 tazas de leche o yogur desnatado o semidesnatado. Los lácteos nos suministran calcio, mineral muy importante para el desarrollo óseo previniendo a futuro fracturas y osteoporosis.
  • Consumir una porción mediana de carne magra por día, pescado de mar o hígado, y en el caso del pollo retirar la piel antes de su cocción. El hierro que se encuentra en estos alimentos es muy importante para el funcionamiento del organismo.
  • Ingerir huevos hasta 3 veces por semana y no más de 1 por día, el consumo de la clara de huevo puede ser ilimitado.
  • Las frutas, verduras y hortalizas son una fuente de vitaminas y minerales. Aumentar su consumo es más que recomendable si lo que se desea es bajar de peso. Con respecto a las frutas su consumo se debe limitar a 2 o 3 por día.
  • Limitar pero no descartar el consumo de cereales, si son integrales mejor.
  • Condimentar los alimentos con aceite crudo pero que no supere las 3 cucharadas por semana.
  • Evitar el consumo de: bebidas alcohólicas y gaseosas, productos de pastelería, dulces y golosinas, fiambres y embutidos.
  • Es de suma importancia realizar 4 comidas diarias sin saltearse ninguna.
  • Con respecto al aspecto físico hay que priorizar frente al espejo la salud y no la imagen.
  • Siempre se debe consultar a un profesional de la salud para que elabore un plan nutricional adecuado para bajar de peso sanamente.

Y por último, y muy importante, en la etapa de la adolescencia es fundamental fijar buenos hábitos alimenticios que permanecerán en la vida adulta.

Foto: Gracias a GeoNando